2/11/2011: Jornadas de Educación y Justicia Social: Posiciones, Realidades y Posibilidades

Categoría de la Actividad: 
Formación
Subcategoría de la Actividad: 
Jornadas y Seminarios

Jornadas sobre "Educación y Justicis Social: Posiciones, Realidades y Posibilidades", desarrolladas en el Salon de ACtos de la Fcultad de CC. Económicas de la Universidad Autónoma de Madrid.

El uso del concepto "Justicia Social" asociado al campo educativo es escaso y desconocido, entendiéndose en ocasiones como un anhelo bien intencionado por muchos docentes y profesionales vinculados al área. “Justicia Social” es un término del que todo el mundo habla pero que pocos serían capaces de definir con claridad; y más difícil aún es encontrar una acepción que a todos satisfaga. Quizá porque, en primer término, es un concepto altamente político: refleja nuestra visión de la sociedad, nuestros deseos y anhelos de un mundo mejor (Murillo, Román y Hernández Castilla, 2011). Así mismo, la compleja vorágine actual nos está re-dirigiendo en una senda en que la educación y la Justicia Social comparten un espacio discursivo de sensibilización social y acción frente a las desigualdades existentes, como las económicas, de género o las propias diferencias por rendimiento académico en nuestras escuelas (Grant y Agosto, 2008).

Entonces, ¿POR QUÉ IMPORTA DISCUTIR Y/O REPLANTEAR UNA EDUCACIÓN DESDE LA PERSPECTIVA DE LA JUSTICIA SOCIAL?

En primer lugar, porque recibir una educación de calidad es uno derechos básicos de todo ser humano, situación que en ocasiones no se cumple y el concepto que se tenga acerca de qué es Justicia Social y comprender el papel de la educación en su consecución es un elemento que impregna las acciones -o inacciones- de la propia escuela.

Segundo, porque una educación más justa e igualitaria requiere y necesita de escuelas y sistemas educativos inclusivos, democráticos y participativos, que se dirijan decididamente a mejorar sus niveles de calidad y equidad - sin restar la responsabilidad de la sociedad en su conjunto sobre ello- pero con la claridad de que la escuela y sus profesionales deben dar el primer paso, pues ellas y ellos son quienes saben, los que pueden y deben hacerlo (Krichesky y Murillo, 2011).

Tercero, porque una escuela socialmente justa busca y favorece la reducción de toda forma de discriminación y exclusión con el fin de conseguir la plena participación y el aprendizaje de todas y todos, independientemente de su raza, género, clase social, orientación sexual, lengua materna, pertenencia a un grupo social o cultural o capacidad individual.

El concepto de Justicia Social marcará la naturaleza relacional y estructural de las desigualdades que se manifiestan en los centros y trabajar por esta meta requiere de una serie de intervenciones específicas que se basen en una nueva concepción de los centros educativos desde un plano estructural y organizativo (Murillo, Krichesky, Castro y Hernández Castilla, 2010). Es por ello que el diálogo y discusión multidisciplinar ofrecerá a la educación el desarrollo de una perspectiva más amplia desde la cual abordar una educación igualitaria y democrática, capaz de responder a las actuales demandas por una sociedad justa y democrática.

El enfoque de Justicia Social no puede pensarse solamente desde la cultura educativa, sino que es necesaria comprensión del fenómeno desde múltiples posturas y disciplinas vinculadas estrechamente a la educación. En esta jornada no solo plantea instituciones justas como el único elemento promotor del bienestar, sino considerando además las acciones concretas y las libertades de las personas involucradas en estos procesos (Sen, 2010). Abordar su construcción desde diversos campos teóricos, como la economía, la educación, el derecho, etc., mediante la discusión profunda y con vistas al horizonte de establecer una posición compartida. De este modo generar nuevas propuestas, no solo a partir de las reivindicaciones y/o intereses particulares, con la pretensión de promover reestructuraciones sustanciales tanto de los espacios educativos y como sociales. La educación tiene un papel esencial en la búsqueda de la Justicia Social, aunque por sí sola no podrá lograr un cambio en el desarrollo sociedades más justas e inclusivas, la discusión multidisciplinar como elemento dinamizador posibilitará el inicio de esta anhelada transformación. Mediante la reflexión propuesta, la Universidad asume nuevamente su papel fundamental en la consecución de esta labor, dadas sus responsabilidades en la docencia, la formación, la investigación y en la extensión social y cultural de su acción, ostentando un papel de liderazgo en la lucha por la Justicia Social

He aquí el desafío, el sueño y la tarea.

OBJETIVOS

  1. Sensibilizar a la comunidad universitaria- especialmente de las Ciencias de la Educación- sobre la necesidad de desarrollar una Educación para la Justicia Social.
  2. Conocer las aproximaciones conceptuales de la Justicia Social desde diversas perspectivas del conocimiento.
  3. Fomentar el debate entre profesionales sobre la Justicia Social y su vinculación con la educación.
  4. Contribuir a la difusión de la Educación para la Justicia Social y sus diversas implicaciones en la docencia, la evaluación, la gestión de centros y el diseño de políticas públicas, mediante la reflexión individual y colectiva.

CONFERENCIANTES:

  1. Dr. F. JAVIER MURILLO TORRECILLA: Profesor de Métodos de Investigación y Evaluación en Educación, Coordinador Grupo de Investigación GICE; Universidad Autónoma de Madrid
  2. Dr. JUAN GABRIEL RODRÍGUEZ: Profesor de Economía; Universidad Complutense de Madrid.
  3. Dra. SILVINA RIBOTTA: Profesora de Filosofía del Derecho; Universidad Carlos III de Madrid.

 02112011286

02112011280

02112011277

02112011276